Actualmente existe un gran número de empresas de países de la Unión Europea inscritas en la CNMV como prestadoras de servicios de inversión en régimen de libre prestación de servicios que explotan plataformas de Trading.

Tal y como consta en sus respectivas autorizaciones, pueden dirigirse al mercado español ofreciendo los referidos servicios para los que han sido autorizados por su regulador una vez es reconocido por la CNMV.

No obstante, dado que su régimen es de libre prestación de servicios, no puede tener una estructura permanente y una actividad continuada en España.

Si estas empresas desean tener una actividad permanente y continuada en España, en nuestra opinión, deberán de prestar sus servicios mediante un agente autorizado o bien abrir una sucursal. De lo contrario su actuación no sería conforme a la normativa.

Las dos estructuras precisan la previa autorización de su regulador y que éste, a su vez, realice la oportuna comunicación a la CNMV. En esa comunicación se indicará, entre otras, el alcance de la prestación de servicios que puede realizar el agente o la sucursal, así como la estructura organizativa, representantes, plan de negocio, etc. 

Teniendo en cuenta lo anterior, los denominados IB (Broker Introductor)- que son empresas que captan, refieren o derivan a un cliente hacia un bróker, y cobran por las operaciones que haga el trader  con el bróker-, en nuestra opinión, no pueden realizar una actividad permanente y continuada en España para una empresa en régimen de libre prestación de servicios.

Las entidades en libre prestación de servicios no pueden habilitar a un IB en España para que la realice la actividad de captación de clientes salvo que el IB sea su agente en España (lo que requiere autorización del regulador)

Las actividades presenciales en España por entidad en régimen de libre prestación de servicios solo pueden ser temporales y los medios trasladados a España durante ese periodo no pueden ser plenamente operativos.

En ningún caso los medios que se sitúen en España de manera temporal pueden gozar de autonomía de gestión y/o operativa a través de un representante. Para esto es necesario abrir una sucursal, previa autorización.

La actividad que este tipo de entidades pueden realizar en territorio español, por medio de una empresa española, deben limitarse a publicidad genérica sobre la entidad o su objeto social y, en ningún caso, pueden publicitar instrumentos financieros ni promocionar la adquisición,gestión o comercialización de instituciones de inversión.

En conclusión, podemos señalar que las empresas en libre prestación de servicios que actualmente tienen contratos con IB (Broker Introductor), sin autorización, no están cumpliendo adecuadamente con la normativa.

Felipe Martín Lopez
Socio A.n.D Abogados.

AND Abogados puede usar cookies, según sus preferencias, para mejorar su experiencia, recopilar estadísticas, optimizar la funcionalidad de los sitios y entregar contenido adaptado a sus intereses. Haga clic en Aceptar y proceda a aceptar las cookies, obtenga más información haciendo clic en política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies