A.n.D. Abogados

 

A.n.D. Abogados nace en 2014, con espíritu y vocación de servicio al cliente. Concebimos el ejercicio de la abogacía, no sólo como una forma de solucionar problemas puntuales, sino también como la prestación de unos servicios que permitan al cliente prever y desplegar sus actividades con garantías de seguridad jurídica, eficacia y rentabilidad. Nuestra firma asume como propios los intereses de los clientes.

Este espíritu de servicio está integrado en el corazón del despacho. Nuestras siglas A.n.D. son expresión de “A non Domino”, locución latina que hace referencia a quien no es el dueño, pero actúa como si lo fuera. La filosofía del despacho pretende integrar y unir los intereses de nuestros clientes a los del despacho, en único proyecto.

El compromiso de la firma siempre será la cuidadosa administración y protección de los intereses de los clientes orientado en nuestros principios y valores éticos.

A.n.D. Abogados vio la luz en el año 2014, pese a la coyuntura económica, con un claro objetivo: ofrecer el servicio de manera integral y personalizada que las empresas demandan en la actualidad.

Todos los componentes A.n.D. Abogados hemos trabajado en otros grandes despachos y conocemos a la perfección las necesidades de las empresas, y por supuesto, las de sus clientes. Por este motivo, hemos dejado a un lado el viejo concepto del ejercicio de la abogacía, que consideramos ya obsoleto; nos gusta tratar los problemas jurídicos de nuestros clientes entendiendo de base sus necesidades reales, es decir, enfocamos sus problemas de forma global, como si fueran nuestros.

Detrás de todo gran negocio se esconde un excelente asesoramiento jurídico, que permite realizar esa actividad con todas las garantías jurídicas. Pero, además, añadimos a nuestro servicio un trato personalizado, que confiere la confianza y la cercanía que las empresas demandan desde hace tiempo.